A VECES LLEGAN CARTAS-

DSC00114

 

 

“LA IGNORANCIA ES ATREVIDA”

En la pasada edición del mes de junio fue publicada en la columna A LA PIZARRA… de Flavio Vargas Restrepo, lo que a mi juicio no es otra cosa  que los comentarios “flacos” de un columnista que poco o nada sabe de situaciones que acontecen en nuestro municipio y más aún cuando estas suceden al interior  de entes “particulares” como la BANDA MARCIAL INSIGNIA. Con el fin de desvirtuar los comentarios malintencionados de este columnista es que me veo en la “tediosa” necesidad de hacerle frente a este personaje y a otros que se creen los más incólumes y bienintencionados en El Carmen.

Para iniciar le comento al señor Vargas que en lo único que me identifico con su columna anterior es con el hecho de saber que existen entes que aportan al desarrollo, recreación y cultura de una sociedad (la banda insignia por ejemplo), pero debo continuar diciéndole que en su libro de historia carmelitana aparecen realidades acomodadas que faltan a la verdadera objetividad como la mención que hace de los inicios de la BANDA MARCIAL DEL ITI 1988 donde por cosas del destino aparezco como su PRIMER DIRECTOR (no dueño) cuyo mentor fue el rector de la época. Obvio que no fui su dueño porque su origen fue en la INSTITUCIONALIDAD y perdón si lo ignoro pero durante tres años no tuve conocimiento de su vinculación con la banda o en realidad su participación fue algo más que indirecta como usted mismo lo acotó. Así que hay realidades de la época que usted desconoce como por ejemplo que al nombrar al señor Juan Carlos Restrepo, olvido mencionar que a pesar de no ser uno de mis mejores alumnos lo supe elevar a la categoría de Director entregándole mis conocimientos y estilo como hoy en día lo es el señor William Londoño. Ah! Y olvidó que yo también soy ex alumno del ITI como debe constar en los archivos. Otro craso error señor Vargas es mencionar en forma liviana que “posteriormente se independizaron y crearon una banda llamada insignia” sigo teniendo serias dudas con su fuente de consulta pues la realidad es otra. Para 1991 entregué la Banda del ITI con más o menos 60 integrantes después de haber iniciado sólo con 19. Y digo entregué por que no veía posibilidades institucionales para hacerla trascender como yo quería.

Para lo que sigue es necesario formular un interrogante. Si a una persona se le ocurre una IDEA y esta persona logra realizarla ¿a quién pertenece dicha IDEA?

Ya para 1993 y después de tener un palmarés respetable como DIRECTOR pues había llevado a la muy afamada BANDA MARCIAL CIUDAD DE MEDELLIN a obtener logros muy significativos en diferentes partes del país, es que se me ocurre la IDEA de fundar para nuestro municipio una Banda de las calidades de la antes mencionada. Por eso (perdone la petulancia) se me ocurre Inventar un nombre ORIGINAL Y SIGNIFICATIVO para lo que sería la gran banda que soñé. Es así como desde sus inicios recibí el voto de confianza de quienes fueron mis primeros discípulos y dijeron presente a la convocatoria para integrar LA BANDA MARCIAL INSIGNIA, por eso junto con ellos y un grupo selecto de jóvenes (hombres y mujeres) se materializó el proyecto. Quiero enfatizar en lo del voto de confianza porque desde ese mismo instante, como lo fue la creación del nombre también lo ha sido el diseño del escudo y los diferentes uniformes que se han tenido y los colores que hemos utilizado  etc. Esto quiere decir que todo es producto del manejo autónomo y quienes integran la banda son los que MAGNIFICAN estas ideas que son las que finalmente le han dado el palmarés a la banda. Todo esto a cambio simplemente de la satisfacción pues en esta banda ni los DIRECTORES percibimos porque lo que se consigue es para garantizar la perdurabilidad de la banda ya que NO se le cobra cuota a ningún integrante como si ocurre en la mayoría de las bandas particulares. De tal suerte que la única motivación al momento de ingresar a las filas de la Insignia debe en efecto ser la satisfacción personal. El pretender cualquier otra cosa querría decir estar en el LUGAR EQUIVOCADO ya que sí las bandas fueran una fuente fácil de ingresos, habrían más bandas que taxis y tendríamos más integrantes que pasajeros.

Como es necesario desvirtuar los comentarios malintencionados y distorsionados que usted utilizo en su columna, es que se hace necesario seguir haciendo las claridades a semejante postura y por eso:

  1. Como este es un grupo organizado de carácter privado, al interior del mismo se tiene claro que lo que se ha logrado conseguir con el esfuerzo mancomunado pertenece a la banda. O sea a quienes la conforman y no a los ex integrantes. Usted se imagina sí todo aquel que a lo largo de 22 años ha pasado por las filas de la banda se sintiera con algún derecho a reclamar, estaríamos más comprometidos que el presupuesto nacional porque serían más de 250 los “dueños”.
  2. Sin conocer en detalle cual ha sido mi desempeño como fundador en estos 22 años de existencia, ¿cómo se atreve a emitir juicios sobre la autoridad que tengo en la Insignia? Y además asume posiciones como si fuera uno más de los disidentes hasta llegar al punto de pedir que me haga a un lado.
  3. Durante 27 años he enseñado siguiendo un estilo propio el cual me ha ubicado como uno de los directores más reconocidos en este ámbito y es la insignia la que me ha dado este sitial entonces no entiendo porque utilizar términos como “rezagada, reingeniería y estar a la altura de otras bandas” cuando en la forma como los emplea se nota que no tiene conocimiento al respecto. Hoy en día existen tantas categorías de bandas como la variedad de instrumentos lo permita. Pero no obstante la INSIGNIA sigue siendo un referente digno de admiración a donde va.
  4. Otra cosa que no entiendo es porque el señor Vargas Restrepo se da a la tarea de lanzar un S.O.S que la Insignia no le está pidiendo, pues ni en los peores momentos de crisis lo hemos visto como nuestro benefactor. Ni sabe cómo hemos hecho con cierto grupo de integrantes para que la banda subsista y ellos ni siquiera reclaman los instrumentos que uno a uno compraron con su dinero. Solo quieren que la banda se conserve con el estilo que desde hace tantos años los enamoró precisamente porque “las personas pasan y las instituciones quedan”.

Finalmente es de aclarar que así se le noten “buenas intenciones” al querer involucrar al instituto de cultura o a la administración municipal para solucionar nuestras diferencias, la independencia mental y operativa son precisamente nuestras fortalezas, ya que de tener algo que ver con la institucionalidad o derivar su sustento de los dineros públicos, las sugerencias o reclamos como los que usted expresó tendrían algún eco y cualquier ciudadano de bien se sentiría con los mismos derechos que usted se cree.

La BANDA MARCIAL INSIGNIA fue creada de manera autónoma y su principal objetivo es llevar el buen nombre de nuestro municipio a donde fuere. No dependemos más que de nosotros mismos y no pretenda decir que con esta agrupación “nos meten los goles olímpicos” ni busque alguien para que “re lidere” este proyecto pues me permito decirle que la persona más indicada es quien la fundó y la ha llevado a ganar más de 60 trofeos  en su historia. Si tanto le duelen las cosas de nuestro municipio y habla con propiedad de la desaparición desafortunada de entes como el grupo de proyección folclórica y la sociedad de mejoras públicas que dicho sea de paso estoy seguro que nada hizo para evitarlo, aproveche esta oportunidad de ORO y hágase protagonista APOYANDO de manera tangible a este grupo de ex integrantes y ayúdelos a realizar su sueño para que sea nuestra comarca la que salga ganando. A la vez que lo invito a que   revise bien su manera de utilizar los medios masivos, púes creyendo tener una “chiva” toma partido faltando al principio de la imparcialidad periodística para terminar siendo un imprudente. Y si gusta le muestro nuestro reglamento interno donde lo primordial es LA HIDALGUIA, LA DISCIPLINA Y EL CORAJE.

YADER DANIEL ROJAS DUQUE

WILLIAM LONDOÑO CARVAJAL Y AMIGOS FUNDADORES DE LA INSIGNIA

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*