COLUMNA LIBRE JULIO – Dr. Libardo Montoya C.

protestas cartoon

EL ACUERDO Y LA FIRMA DE LA PAZ
Declaración de 42 ciudadanos, que conformaron una organización social con el nombre de la “PAZ QUERIDA”.
Carmelitanos, transcribo textualmente este mensaje para que los que estemos de acuerdo con el proceso que se adelantó en la Habana consideren por qué debemos estar de acuerdo con el plebiscito y con la firma de la paz
LA PAZ QUERIDA, la paz querida es una nueva organización social, cuyos fundadores son inicialmente 42 ciudadanos que le han apostado al proceso de paz y que están invitando a que se sumen más y más ciudadanos a esta organización. Por lo interesante del tema a continuación trascribo el texto de la declaración por ellos propuesto.
Los abajo firmantes, miembros del grupo la paz querida, solidarios con los intereses nacionales, y pensando en la necesidad de una sociedad que se exprese libremente y sea tenida en cuenta en las discusiones públicas y en los centros de decisión, en aras de contribuir a la solución de los problemas del país
Que el pueblo colombiano merece que se ponga fin a un conflicto armado que por más de 50 años ha enfrentado al Estado con la subversión y otras formas de delincuencia armada, en una lucha fratricida con consecuencias nefastas para la dignidad humana, la democracia y el desarrollo sostenible.
* Que los desafíos propios de un país que aspira al crecimiento sostenible deben ser resueltos dentro del estado Social de Derecho y la democracia participativa.
* Que existen antiguos problemas no resueltos, entre los que sobresale la cuestión agraria, que generan otros muy diversos e impiden la solución de muchos aparentemente ajenos a su entorno.
* Que una paz justa y sostenible debe tomar en serio el dolor y los derechos de las víctimas, el esclarecimiento de lo ocurrido, la rendición de cuentas de los causantes de las atrocidades, la aceptación de responsabilidades y garantías efectivas de no repetición.
Declaramos que:
1. La paz, con los adecuados mecanismos de justicia transicional, traerá más justicia a las víctimas y a la sociedad, que la continuación de esta guerra con impunidad generalizada.
2. Somos solidarios con todas las víctimas de todos los actores del conflicto armado; y nos unimos a su dolor y a su anhelo de verdad, justicia, restauración y paz.
3. Creemos que la implementación de los acuerdos de paz con la subversión requiere estrategias ejecutadas por comunidades que participen desde los territorios, con el acompañamiento del Estado, buscando de esta manera la solución de problemas estructurales que dificultan la convivencia pacífica y democrática.
4. Estamos convencidos de que la paz territorial se logra mediante la articulación de distintas visiones y la participación de las comunidades locales, en función de los desafíos del desarrollo humano, la cultura, la educación, la equidad social, la igualdad de género y la sostenibilidad ambiental.
5. Instamos al Gobierno Nacional a promover la participación efectiva de la sociedad en las gestiones de interés público, mediante mecanismos legales y materiales correspondientes.
6. Recomendamos a las organizaciones de la sociedad civil que impulsen iniciativas de desarrollo local y regional, convivencia y reconciliación, a la vez que las exhortamos a encauzar las protestas sociales por vías legales y democráticas.
7. Insistimos en la necesidad de que los partidos y movimientos políticos modifiquen costumbres políticas destructoras de valores, para crear condiciones legales y materiales que privilegien el bien común sobre los intereses individuales y promuevan el desarrollo de iniciativas ciudadanas que contribuyan a la construcción de una cultura de legalidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*