CONVERSANDO CON EL CAMPO – DICIEMBRE

vaca cartoom

Y ASÍ TERMINA EL 2014 PARA EL SECTOR AGRÍCOLA; LEA PARA QUE SE CONMUEVA…

Para nadie es un secreto que durante más de cuatro décadas el campo ha sido escenario de violencia, pobreza y reformas agrícolas fallidas e inconclusas. El 94% del territorio del país es rural y el 32% de la población vive allí. Hay múltiples conflictos relacionados con el uso, adjudicación y tenencia de la tierra y una deuda social enorme.

Y por si no lo sabía, según informes se dice que la concentración de la tierra y la desigualdad han crecido en las últimas décadas en el campo. El índice Gini rural, que mide la desigualdad, pasó hace un par de años de 0,74% a 0,88%. La mayor concentración de la tierra está en Córdoba y Caquetá, según la Universidad de los Andes. La mayor desigualdad está en Antioquia y Valle. La mayor concentración de la propiedad está en las zonas ganaderas y en las que se explotan recursos naturales. La mayor concentración de la tierra está asociada a mayor persistencia de los mismos grupos políticos, es decir, donde el sistema democrático está capturado por grupos de interés.

Actualmente el 77% de la tierra está en manos del 13% de propietarios, pero el 3,6% de estos tiene el 30% de la tierra.

Se calcula que 6,6 millones de hectáreas fueron despojadas por la violencia en las últimas dos décadas, esto es el 15% de la superficie agropecuaria del país.

Un 18% de los propietarios de tierra no tienen formalizado sus títulos. Además, la informalidad entre los pequeños productores supera el 40%.

En los últimos 50 años se han titulado 23 millones de hectáreas, el 92% de ellas baldíos o títulos colectivos. Por reforma agraria, apenas se ha titulado el 5,6% de ellas.

El 80% de los pequeños campesinos tiene menos de una Unidad Agrícola Familiar (UA F), es decir que son minifundistas.

El 68% de los predios registrados en catastro se clasifican en pequeña propiedad, pero esta sólo cubre el 3,6% de la superficie productiva.

A pesar de la falta de acceso a la tierra, el 70% de los alimentos que se producen en el país vienen de pequeños campesinos.

5,8 millones de hectáreas (más de lo que hay sembrado en comida) han sido otorgadas dentro de los 9.000 títulos mineros vigentes y hay 20.000 nuevas solicitudes y te has preguntado ¿cómo va este tema en nuestro municipio?, este atento por que muy pronto te informaremos para que te muerdas una…oreja.

De las 34 millones de hectáreas que se han titulado a las comunidades indígenas y afrodescendientes apenas 3 millones son aptas para la agricultura, el resto es selva y bosque protegido.

Más que pobreza, en el campo colombiano hay indigencia. Mientras en las ciudades los pobres son el 30% y los indigentes el 7%; en el campo los pobres son el 65% y los indigentes el 33%. Este es el resultado de décadas de abandono y olvido.

La violencia, las políticas de desarrollo sesgadas, excluyentes y las fracasadas reformas agrarias son el coctel molotov que tiene al campo colombiano en el olvido. Con el agravante que los políticos que dirigen y legislan para el agro no saben ni…, es decir absolutamente nada del mismo y por eso diseñan y ejecutan programas como agro ingreso seguro y convierten centros de investigación en antros de burocracia que genera vergüenza para los campesinos y toda la sociedad, como lo es el ICA que aparte de sancionar a nuestros productores agrícolas y floricultores, redactan y pone en ejecución resoluciones como la 970, la cual habla sobre la prohibición en cuanto al uso, producción y comercialización de las semillas autóctonas y criollas. (Espere en otro informe lo que describe esta para que se muerda el codo amigo lector).

Se dice que si las mujeres tuvieran acceso a la tierra, aumentaría la explotación agrícola hasta un 30% y en el mundo se reduciría el hambre en un 12%, por eso las necesitamos allí.

Las soluciones están en corregir todos estos indicadores que se han descrito en esta columna, indicadores conocidos por el gobierno nacional desde hace ya un par de años atrás, pero que lastimosamente a estos políticos de peso que se dejan vender o comprar por unos cuantos centavos como decía mi abuelo, no les importa porque al igual que otros problemas del país solo le interesa mantener a toda la sociedad dominada con el hambre, la mendicidad y la violencia. Como decían los romanos para el pueblo pan y circo pero hoy por hoy solo circo porque ni pan hay.

Gracias a todos los lectores por estar allí pendientes de la columna mes tras mes, esperamos para el año entrante seguir con estas columnas si Dios no los permite y las directivas del periódico a si lo desean. Una columna de los campesinos para la comunidad en general, unas felices fiestas para todos y un próspero año nuevo.

 

DANIEL ALEJANDRO QUINTERO ZULUAGA

Médico Veterinario Egresado de la U de A.

Director y Presentador de Desafío Agropecuario y el ABC del Agro en Azulina 88.fm.

Director (r) del Grupo de Estudio Sobre Bovinos de la U de A Seccional Oriente.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*