EDITORIAL MAYO – PLANEACIÓN, ¿ CUAL PLANEACIÓN ?

rio

En todo municipio, departamento y hasta en la nación, incluyendo empresas públicas y privadas debe existir un departamento o secretaría de planeación, pero pocos se han preguntado que es y para que sirve.
Si buscamos la palabra planear o planeación nos la definen como: “ En el proceso administrativo, se tiene como etapa inicial la Planeación, la cual consiste en la formulación del estado futuro deseado para una organización y con base en éste plantear cursos alternativos de acción, evaluarlos y así definir los mecanismos adecuados a seguir para alcanzar los objetivos propuestos, además de la determinación de la asignación de los recursos humanos y físicos necesarios para una eficiente utilización.
La planeación implica crear el futuro desde el presente con una visión prospectiva, es decir como una prolongación de éste y comprende por lo tanto el establecimiento anticipado de objetivos, políticas, estrategias, reglas, procedimientos, programas, presupuestos, pronósticos, etc.
3. “Planeación” significa desarrollar una estrategia general y un enfoque detallado para la naturaleza, oportunidad y alcance esperados de la auditoría. El auditor plantea desempeñar la auditoría de manera eficiente y oportuna
Planeación del trabajo
4. La planeación adecuada del trabajo de auditoría ayuda a asegurar que se presta atención adecuada a áreas importantes de la auditoría, que los problemas potenciales son identificados y que el trabajo es completado en forma expedita. La planeación también ayuda para la apropiada asignación de trabajo a los auxiliares y para la coordinación del trabajo hecho por otros auditores y expertos. [ NIA, 1998 ].”
Podríamos extendernos mucho explicando la complejidad de dicha palabra, cargo o dependencia y todos los vericuetos que le atañen, pero limitémonos sólo a nuestra Secretaría de Planeación Municipal.
Desde la pasada Administración Municipal se aprobaron varios proyectos de vivienda, lo cual nos preocupa, porque no es tan sencillo decir como lo decía el campesino en una junta de acción veredal: “No soy acto, pero aceto”, aquí hay implicado algo más que un conjunto de palabras, aquí hay incluido un conjunto de personas que quieren y merecen vivir en un sitio como El Carmen de Viboral, y ese mismo derecho que ejercemos todos los habitantes, también merecen vivirlo otros seres humanos, pero donde están los colegios, es decir, donde recibirán la educación, si los colegios han colapsado tanto en cupos como en estructura física y las viejas estructuras están que se van al piso, y además son salones con 45 o 50 alumnos y algunos profesores obsoletos, con el debido respeto, ya cumplieron su ciclo y están pensionados pero siguen enseñando con métodos arcaicos martirizando los alumnos con sus caprichos y resabios, los servicios públicos, de donde se sacará el agua para tanta vivienda y tanta comunidad, donde atenderán su salud, si la nación cada día recorta los recursos que le corresponde enviar, su recreación, si los escenarios deportivos y lúdicos no se mejoran o se crean otros, su seguridad, si cada día es más escaso el pie de fuerza de la policía nacional y la delincuencia cada día crece y son diarios los atracos, robos, engaños de los “vivos”, que andan al ancho de la acera, sin tener ningún control, donde está la seguridad vial, cuando se contratan agentes de tránsito femeninas sin ninguna experiencia y sin ninguna educación social porque ni saludan a los transeúntes o conductores, y su presencia deja mucho que desear, se necesitan profesionales en este cargo, idóneas que sepan al menos hacer sonar un “pito”, pues pareciera que algunas sufren de los pulmones. Donde están las vías de penetración que cada día están más deterioradas, pues los caminos a las veredas así sean cercanas siguen siendo de herraduras, sólo que ya no hay agricultura para sacar de las fincas. (Continuará en nuestra próxima edición con cifras ).

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*