REVISIÓN TÉCNICO MECÁNICA ¿ SEGURIDAD O NEGOCIO ?

transito-caricatura1

El gobierno nacional en su gran sabiduría y poder reglamentó, según ellos, la seguridad en las vías colombianas, creando el Decreto 019 de 2012 y las resoluciones 3500 de 2005 y 2200 de 2006 de los ministerios de Medio Ambiente y Transporte y la cual consiste en un procedimiento obligatorio que utilizan las autoridades colombianas para saber si los vehículos poseen las condiciones mecánicas óptimas para poder circular por las vías públicas y privadas del país. En este diagnóstico se evalúan las siguientes variables: carrocería, estado de los frenos, dirección, suspensión, sistema de las señales visuales y audibles, llantas y el conjunto de vidrios de seguridad. Hasta este punto está todo muy bien, pues ese debe ser el principal objetivo de dichas autoridades, proteger la vida, honra y bienes de los colombianos, pero de ahí a volver un negocio demasiado lucrativo para unos pocos, que sin pensar en la difícil situación, especialmente de los habitantes de las regiones donde el campesinado y la población más vulnerable habita y donde los salarios son casi una limosna para los que labran y cultivan sus parcelas, realmente deben existir controles para salvaguardar el bolsillo de estos y las autoridades civiles y militares poner en la mira de las entidades de control estas “mafias”, pues es un negocio a nuestro real saber y entender, dado que al igual de negocios como “paga diario”, “gota a gota”, se lucran unos cuantos del sacrificio, necesidad o desprotección de los ciudadanos del común, sin otra alternativa ni solución para cumplir las reglas absurdas que el estado obliga a cumplir, para que los “ ricos”tengan más dinero, pero los “pobres”, tengan menos cada día.
Estamos completamente de acuerdo con que existan leyes que reglamenten la seguridad y protejan la vida de los ciudadanos, pero como reza el refrán: “ Hecha la ley, hecha la trampa”, y lo que al principio parecía una buena norma, ahora no es más que un lucrativo negocio para dos o tres que encontraron una mina de oro y a fe, que la han sabido explotar con lujo de detalles.
Ya no se lleva el carro o la moto y le cobran lo que realmente dice la norma, $ 152.000 para autos o $102.000, para motos, no, ahora le cuesta $300.000, $ 450.000 o $ 1.200.000, pues somos víctimas de esta manipulación de los usuarios por parte de aquellos que pueden darse el lujo de decir: “Vale $$$ o se lo lleva para que se lo rechacen y tenga que volver a pagar $ 152.000″, definitivamente no hay derecho a que se vulnere no sólo el bolsillo de las personas, sino la dignidad y se juegue así con la necesidad de adquirir un documento, que entre otras cosas vale la módica suma de medio salario mínimo un comparendo por dicho código.
Estamos seguros que los controles que ejercen entidades como Cornare, son exitosas y extremadamente rígidas, pero sólo en la parte ambiental, pero, quien cuida el bolsillo de los ciudadanos, contra estos clanes que al parecer trabajan sobre la premisa, “yo como, tu comes, pero ellos aguantan hambre”, pues vemos que para que pase un vehículo la Revisión Técnico Mecánica, debe ser último modelo o simplemente con el visto bueno de talleres aledaños generalmente a la CDA, Centro de Diagnóstico Automotriz, los cuales sin pensar en el usuario, sólo pensando en incrementar sus dividendos, cobran la calibrada o “puesta a punto”, es decir, que los gases emitidos por el mofle estén en los rangos permitidos por las autoridades ambientales y lo malo del asunto es que si no pasa la revisión técnico mecánica, la cual debe ser en menos de 15 días, hay que volver a pagar una nueva revisión, es decir, negocio por un lado o negocio por el otro.
Veamos que experiencia nos tocó vivir en carne propia: Llevé el vehículo al taller de confianza que siempre me soluciona todos los pormenores del vehículo, para que revisaran detalladamente todos los posibles daños que impidieran pasar dicha revisión, después de lo cual lo llevé a la revisión técnico mecánica, donde no pasó, pues según el listado recibido debiamos corregir 10 item, entre ellos una pequeña fisura en un costado del asiento delantero, de los 143 item que trae como parámetros para poder pasar la revisión, es decir, para poder darle al vecino una “tajada” de tan rico bocado.
No sabemos que pasa con la justicia colombiana, pero al parecer no hay quien le ponga el cascabel al gato, pero tiene una gran ventaja, si quiere bajar de peso, no vaya al gimnasio, lleve su carro a la revisión técnico mecánica y seguro que es tanta la fuerza que tiene que hacer, que baja de peso, por que baja.

Artículos recomendados